Suelos y pavimentos para jardín

Los suelos y pavimentos del jardín pueden ser a la vez elementos prácticos y decorativos pudiendo crear con ellos zonas de paso, espacios de descanso o senderos ornamentales. Si no queremos césped, artificial o natural, ni otros vegetales que pueden substituir al césped instalaremos algún tipo de suelo más permanente.

Todos los suelos y pavimentos de exterior deben ser antideslizantes, resistentes y acordes con el estilo de la casa y del jardín. Podemos encontrar en el mercado distintos materiales:

  • Suelos de piedra. La piedra es el material más resistente al clima y al desgaste. Los suelos de piedra son cómodos, duraderos y aportan mucha elegancia en jardines formales tanto de estilo rústico como de estilo moderno.
  • Suelos de pizarra. La pizarra es algo más informal que la piedra, aunque también aporta mucha consistencia al jardín y resulta muy resistente y duradera. Combinando suelos de pizarras oscuras con gravas de tonos claros, formaremos un pavimento de bonitos contrastes sobre el que destacarán las plantas de forma especial.
  • Suelos de ladrillo. Los suelos de ladrillo resultan funcionales y normalmente más económicos que la piedra y la pizarra. El ladrillo crea ambientes bastante rústicos y puede ser un complemento excelente en jardines de estilo hispanoárabe, patios andaluces o jardines mediterráneos.
  • Suelos de madera. Los suelos de madera se han puesto de moda en la decoración de jardines modernos. La madera armoniza bien con las plantas y crea ambientes cálidos y acogedores. Sin embargo, los suelos de madera exigen mantenimiento debido a que se decoloran con el sol, se deterioran con la humedad y pueden ser atacados por insectos.

    Para prevenir problemas de humedad, conviene instalar las tarimas de madera sobre rastreles que aíslen a la madera del contacto directo con el suelo. Por otra parte, aplicando aceites protectores dos veces al año evitaremos el ataque de insectos y mantendremos el brillo y el color de la madera.

    En el mercado podremos encontrar distintos tipos de madera para suelo de exterior, con diferente resistencia y durabilidad. Si como nosotros, apuestas por un consumo responsable, entre los tipos de madera también podemos encontrar maderas de exterior con sello FSC, es decir, maderas procedentes de bosques sostenibles.
  • Suelos de grava. Los suelos de grava son muy utilizados en espacios de poco tránsito al ser de fácil instalación y muy decorativos gracias a la amplia variedad de colores, tamaños y tipos de piedras que podemos combinar. Si queremos fijar los cantos para evitar que se muevan al pisarlos, podemos utilizar productos fijadores.
  • Suelos de cerámica. Los suelos de cerámica, fundamentalmente de gres, resisten bien el sol, la humedad y las heladas. Se puede encontrar gran variedad de diseños que bien elegidos, pueden armonizar con cualquier estilo de jardín.
  • Suelos de cemento. El cemento es uno de los materiales menos estéticos y suele resultar difícil de combinar, aunque es posible disimular su efecto atrayendo la atención con otros elementos decorativos.